Juan Antonio Carrasco – Congestión vehicular: los efectos de los cordones sanitarios en el Gran Concepción

Gloria Hutt – Viajes en buses y Metro subieron 11% la semana pasada

Por Oriana Fernández

Alza se produjo por la desescalada de siete comunas y reapertura de estaciones en el tren subterráneo.

La semana pasada hubo dos millones de validaciones en el Metro

Un incremento de los viajes registró la Región Metropolitana durante la semana pasada, cuando se inició la etapa de transición en que siete comunas de la zona oriente levantaron las cuarentenas decretadas por la pandemia del coronavirus.

Según el Ministerio de Transportes, entre el 27 de julio y el 2 de agosto hubo 4,7 millones de validaciones (pagos con la tarjeta bip!) en Metro, buses y el tren Alameda-Nos, mientras que la semana anterior (20-26 de julio) fueron 4,2 millones, equivalente a un alza de 11,7%. 

——————–

PARA ENTENDER

Aumento de pasajeros Entre el 27 de julio y el 2 de agosto hubo 4,7millones de pasajeros en Metro y buses, 11% más que la anterior.

——————–

Comunas en deseacalada Transportes atribuó el alza al desconfinamiento de siete comunas y a la reapertura de estaciones de Metro.

——————–

Medidas preventivas Expertos llaman a que en esta fase se mantenga la sanitización de vehículos y el uso de mascarillas por parte de los pasajeros

——————–

Si se compara la cantidad de transacciones de la semana pasada, con las de la semana del 18 al 24 de mayo, cuando comenzó a regir la cuarentena en la Región Metropolitana y apenas había tres millones de viajes, los traslados subieron un 57%.

La ministra de Transportes, Gloria Hutt, explicó que la apertura gradual de las comunas de Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, La Reina, Ñuñoa, Colina y Tiltil, y la reapertura de estaciones del Metro la semana pasada, llevaron a un aumento de los pasajeros en el sistema. Agregó que también hubo un incremento de la movilidad en la capital, con un alza de 10,4% de los flujos vehiculares en comparación con la semana anterior.

Ante el aumento de los flujos de personas en el transporte público, Carlos Melo, académico de la U. San Sebastián y exsubsecretario de Transportes, sostiene que es importante que los servicios comiencen a operar a su máxima capacidad, con el fin de mantener su frecuencia y regularidad, debido a que se han observado episodios de hacinamiento de pasajeros esperando por usar los servicios. “También es relevante que las personas mantengan medidas como su mascarilla, en especial ahora que hay más pasajeros”, agrega Melo. 

Hoy, los buses operan con alrededor de un 30% menos de vehículos, similar al mes de febrero, aunque la cartera aclaró que se ha ido sumando flota.

Según el reporte de Transportes, el modo más utilizado son los buses, que la semana pasada tuvieron 2,6 millones de validaciones, mientras que el tren subterráneo tuvo dos millones 87 mil. Pero el sistema aún está lejos de tener la demanda pre-pandemia. A modo de ejemplo, el investigador del Núcleo de Movilidades y Territorios, Ariel López, señala que la semana entre el 18 de julio y el 4 de agosto del año pasado hubo 34 millones de validaciones, de las cuales 16 millones fueron de buses y 15,5 millones del Metro. Y añade que, si bien el sistema está funcionando a un 15% de su demanda normal, se han observado aumentos de flujos de 21% semanales. “Un aumento en la movilidad incrementa las interacciones y esto acelera los contagios de Covid-19. El mismo ministro (de Salud) Enrique Paris informó que la movilidad tiene un impacto en los posibles rebrotes, entonces no se entiende el motivo para bajar las cuarentenas tan tempranamente”, señaló.

Rebaja a la tercera edad

Ayer se informó que la tarjeta de adulto mayor para el descuento del 50% de la tarifa en el transporte público ha sido solicitada por 10 mil usuarios en su primer mes de vigencia. La primera dama, Cecilia Morel, explicó que esta rebaja es “una demanda histórica para nuestros adultos mayores y que beneficia directamente el bolsillo de 2,3 millones de personas”. Y detalló que ya se han efectuado 15 mil viajes con el descuento.

——————–

“Quienes salgan lo deben hacer con precaución y utilizando mascarilla” GLORIA HUTT, MINISTRA DE TRANSPORTES

——————–

La rebaja beneficia directamente el bolsillo de 2,3 millones de personas” CECILIA MOREL, PRIMERA DAMA

——————–

El ministerio informó que el 55% de los jubilados que solicitaron la nueva bip! tiene entre 65 y 69 años. Un 33% de los viajes se realizó en Metro y un 67% en buses. Para facilitar la entrega de la tarjeta, Transportes realizó un convenio con las cajas de compensación Los Andes, Los Héroes, La Araucana y 18 de Septiembre, las que entregarán el plástico sin costo para los usuarios. La medida beneficiará a 450 mil personas de la tercera edad. 

Fuente: La Tercera 04.08.2020

Gloria Hutt – Debutan 39 pistas exclusivas para buses en el Gran Santiago

Fuente y foto: Las Últimas Noticias, 31.07.2020

Juan Antonio Carrasco-Cómo se aplicará la reapertura de espacios y el Plan de Movilidad durante la pandemia en Chile

Entrevista a Juan Antonio Carrasco, socio, en TVU

Fuente: Televisión Universidad de Concepción

Gloria Hutt – Movilidad en ciudades: las medidas que se aplicarán con miras a la desescalada

Plan del Ministerio de Transportes permite cerrar calles para actividades como clases, reuniones y servicios religiosos. Comunas podrán ejecutar obras para dar más espacio a peatones y ciclistas, y agilizar los servicios del transporte.

Nuevo esquema para evitar contagios

Por Oriana Fernández

Plan del Ministerio de Transportes permite cerrar calles para actividades como clases, reuniones y servicios religiosos. Comunas podrán ejecutar obras para dar más espacio a peatones y ciclistas, y agilizar los servicios del transporte.

En medio de la pandemia, una simple caminata en lugares donde confluyen personas o viajar en Metro puede representar un riesgo de contagio. Debido a ello, tras el levantamiento de las cuarentenas, las comunas deberán generar mayores espacios para peatones y ciclistas, y tendrán que favorecer el transporte público.

En esa línea, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, presentó ayer el plan nacional de movilidad, que permitirá que los municipios puedan aplicar medidas en miras al desconfinamiento. Entre ellas, una de las principales es el cierre de calles para actividades como clases, reuniones comunitarias y servicios religiosos, y la asignación de espacios en parques y plazas (ver infografía). “En el desconfinamiento surge la necesidad de tener más espacio, y para eso hay que entregar seguridad”, dijo Hutt.

También se recomienda la instalación de ferias en arterias amplias y con mayor distancia entre los puestos.

El plan también contempla la entrega de recursos por parte de la Subsecretaría de Desarrollo Regional a las comunas, por $ 2.500 millones, para que los municipios ejecuten proyectos. Entre las obras priorizadas en cada región están las zonas de descanso para peatones, ciclovías temporales, cruces demarcados y “Zonas 30” o de tráfico más lento en algunas calles. También se demarcarán los paraderos con señaléticas para que los pasajeros guarden la distancia mínima de un metro.

El plan dice que, en la desescalada, los servicios de buses y Metro serán reforzados, pues hoy operan con una menor oferta, debido a la caída de pasajeros de un 90%. También se crearán nuevas pistas Solo Buses: en la RM habrá 109,5 km, en avenidas como Antonio Varas, Bilbao y Los Leones, en Providencia; Irarrázaval, en Ñuñoa, y Diagonal Paraguay y Manuel Rodríguez, en Santiago. Esto aumentará la velocidad de los buses y con ello mejorará la frecuencia.

Hutt añadió que también es clave que las universidades cambien sus horarios de ingreso a las 10.00, para evitar aglomeraciones.

El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, afirmó que la comuna seguirá ampliando su plan con nuevas obras como “la peatonalización de calle Mosqueto y una extensión de la red de ciclovías”, tal como se hizo recientemente en la calle Agustinas, que ahora tiene pistas compartidas entre autos, peatones y bicicletas.

Independencia también aplicará medidas en miras al desconfinamiento: el comercio deberá fijar un máximo de personas por local, se quitarán pistas a los automóviles para generar áreas para peatones y se instalarán círculos adhesivos -como zonas de espera- en sectores con alta movilidad, como los hospitales y las avenidas Independencia y La Paz.

Sergio Baeriswyl, presidente del Consejo de Desarrollo Urbano, afirmó que este tipo de medidas permiten la construcción de ciudades “más resilientes, capaces de enfrentar los efectos insospechados de fenómenos que pongan en riesgo nuestro diario vivir urbano, como lo está siendo la pandemia”.

Carlos Melo, académico de la U. San Sebastián, consideró relevante que haya financiamiento para “todas las comunas y, en especial, las de menores ingresos, porque de lo contrario este plan solo operará para las de mayores recursos”.

Franco Basso, académico de la U. Católica de Valparaíso, añadió que el plan de movilidad debería contemplar el ingreso al trabajo con horarios diferidos “para evitar grandes flujos en el transporte”. Y sostuvo que se debería limitar la cantidad de pasajeros en los vagones del Metro para mantener el distanciamiento.

Fuente: La Tercera 24.07.2020 Foto: Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones.

Giséle Labarthe – Nuevo plan de transporte de Santiago incluirá efecto del ecommerce, teletrabajo y clases online

Fuente: El Mercurio, EyN

Gloria Hutt – Transporte poscuarentenas mascarilla permanente y mayor espacio peatonal

Los expertos plantean que se gestionen los flujos de personas en lugares como el Metro de Santiago.

Por Oriana Fernández

El Ministerio de Transportes propone un plan para agilizar la movilidad, mientras que expertos plantean medidas como limitar los pasajeros en buses y trenes.

Aunque los contagios por Covid-19 en el país no ceden y 63 comunas permanecen en cuarentena para evitar la expansión del virus, se ha instalado ya la discusión en los centros de estudio y en el Ministerio de Transportes sobre cómo deberá operar el transporte y la movilidad en las ciudades cuando se comiencen a levantar las medidas de confinamiento. Algo que se espera para las próximas semanas.

Los expertos concuerdan en que un protocolo de funcionamiento del transporte público es clave, pues si bien es parte de la reactivación de las ciudades, también constituye un importante foco de transmisión; y que se deberían priorizar nuevos modos, como la bicicleta y la caminata.

La ministra de Transportes, Gloria Hutt, afirma que ya se elaboró un plan con acciones concretas para ayudar al desplazamiento de las personas, con miras a una futura apertura. 

Se contempla que en las comunas se cierren algunas calles para que no transiten los automóviles -vías que serán elegidas por los seremis de Transportes en cada región-, con el fin de destinarlas a actividades como clases, servicios religiosos, recreación y la instalación de restaurantes. “Hay que preparar las ciudades para el regreso seguro”, señala Hutt.

También dice que se deben habilitar espacios para el abastecimiento de los servicios de delivery en algunos puntos de desplazamiento.

La ministra Hutt agrega que en el marco del futuro regreso a las actividades, instituciones como las universidades deberían establecer horarios de ingreso diferenciado a clases, con el fin de que haya menos flujos de personas en horas peak.

“Podrían hacerse bloques de clases online y luego presenciales”, remarca, idea que -señala Hutt-, ya fue planteada a algunos rectores de casas de estudio. 

La secretaria de Estado agrega que deberá haber una mayor oferta de transporte en las horas punta y por ello se ampliará la cantidad de vías destinadas a buses. Además, en los paraderos se demarcará el espacio que deben mantener las personas entre sí. 

Guillermo Muñoz, exdirector del Transporte Público Metropolitano, propone que el ministerio fije “un máximo de pasajeros en buses y trenes del Metro, para evitar aglomeraciones”.

Al respecto, la ministra Hutt advierte que limitar la capacidad puede generar otros efectos no deseados, como la acumulación de pasajeros en las paradas.

Los expertos y el ministerio coinciden en que el uso de la mascarilla debería mantenerse como una medida obligatoria, más allá de las cuarentenas. 

A pesar de que la utilización de este elemento de protección personal parece obvia, el Ministerio de Salud ha realizado 4.448.852 fiscalizaciones del porte de mascarilla en transporte público (entre marzo y el 24 de junio pasado), tras las cuales se iniciaron 5.895 sumarios a personas que no circulaban con ellas. Los planes de sanitización permanente en los vehículos también se mantendrán.

Si bien en este periodo el tren subterráneo de Santiago opera con afluencias mínimas, se ha planteado que cuando haya un desconfinamiento será necesario regular los flujos en estaciones. Juan Carlos Muñoz, director del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable-UC, añade que la estatal “debería ser capaz de gestionar que no haya aglomeraciones en trenes, andenes y superficie, con el objetivo de que se respeten las distancias máximas”. Y propone que los buses, además, deberían ser priorizados a través de pistas exclusivas, para aumentar velocidad y frecuencia (ver entrevista).

En la misma línea sustentable, Sergio Baeriswyl, presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, plantea que se debe favorecer la movilidad de peatones y ciclistas, por lo que habría que crear ciclosendas o demarcaciones en las calles para ciclistas -como lo han hecho las comunas de Santiago y Las Condes en los últimos meses-, soluciones que tienen un costo menor que la infraestructura tradicional.

También añade que se deberían crear estacionamientos gratuitos y custodiados para dejar las bicicletas.

Baeriswyl agrega que una futura planificación debe favorecer los traslados de los peatones y ensanchar las veredas, pues en algunos puntos de las ciudades es inviable desplazarse con la distancia requerida.

La norma dice que las veredas deben tener un ancho de 1,2 metros. En Alemania son de 2,5 metros, lo que permite que sillas de ruedas o coches de bebés se desplacen fácilmente.

Otro modo clave son los trenes. El presidente de la Empresa de Ferrocarriles del Estado, Pedro Pablo Errázuriz, dice que cuando se levanten las cuarentenas se deben mantener medidas de transición. A su juicio, será necesaria la toma de temperatura aleatoria a pasajeros y que se seguirá recomendando a los usuarios la ocupación del 50% de los asientos para mantener la distancia. 

También concuerda en que cuando se levanten las cuarentenas “debería haber un ajuste en general, con horarios diferidos para ingresar a los trabajos y estudios, con el objetivo de que no haya aglomeraciones”. Y coincide en que la mascarilla en los trenes se debería usar de manera permanente. 

Carlos Melo, director del Centro de Ingeniería y Políticas Públicas de la U. San Sebastián, propone otras medidas. Apunta que en buses y trenes se debe implementar la demarcación de los espacios y se deberían establecer asientos que no deban ser usados, la prohibición de hablar a los pasajeros durante el viaje y que se mantenga un plan de desinfección en terminales. Además, sugiere la aplicación de subsidios a la compra de modos individuales, como bicicletas: “También sería necesario que bicicletas y scooters públicos fueran parte del transporte público y tuvieran una tarifa integrada”.

Cómo el mundo cambió su forma de viajar

Los viajes definitivamente cambiaron luego de la crisis sanitaria que ha vivido el mundo. España, por ejemplo, suma varios hitos. En Madrid y en Barcelona se incrementaron de forma drástica los viajes en bicicletas públicas, lo que incluso ha sido recomendado por el Ministerio de Sanidad, para mantener la distancia social.

El Metro en Barcelona, además, anunció que aumentará la ventilación en sus andenes, lo que ayudaría a evitar los contagios.

En China, país donde se originó la enfermedad, aumentó la compra de vehículos particulares en los últimos meses. En Estados Unidos, el Metro de Nueva York aún no recupera los flujos de pasajeros que tenía antes de la pandemia, pues aún están en un proceso de retorno gradual al trabajo y estudios, debido a rebrotes. El tren subterráneo de esa ciudad ha planteado que el uso de la mascarilla es obligatorio, recomienda la distancia entre pasajeros y mantiene el cierre del servicio durante la noche, para aplicar planes de higiene. Allí un grupo importante dejó el transporte público para usar bicicletas y las ventas en tiendas se han duplicado en este periodo.

Fuente y fotos: La Tercera

Juan Carlos Muñoz – Director del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable de la U. Católica: “Es el momento de que se construyan ciudades más sustentables”

Por Oriana Fernández

El académico plantea que se deberían tomar medidas que privilegien a buses, bicicletas y peatones. También analiza el tema de la capacidad del Metro.

El uso bicicletas se ha incrementado en la pandemia.

Juan Carlos Muñoz, director del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus), de la U. Católica, afirma que la pandemia del coronavirus obligará a que las ciudades sean planificadas de manera distinta. Y dentro de esa lógica, dice que hoy es el momento de dar mayor espacio a modos de transporte como la bicicleta y las caminatas, pues con ellas se genera la distancia social requerida y se evita el hacinamiento. 

¿Qué escenario se avizora en torno al transporte del país, cuando se levanten las cuarentenas?

Va a haber un proceso gradual de retorno a la actividad, en el que habrá menos demanda por transporte, con menos viajes de lo normal. Habrá viajes que ya no se van a realizar en transporte público y otros se cambiarán de soporte. Quizá algunos se cambiarán al automóvil, lo que sería malo; una amenaza para la sustentabilidad. Lo que uno le pediría a la autoridad es que tome medidas para que se pueda viajar en otros modos, como el transporte público y el no motorizado (bicicletas). La idea es que haya menos personas por metro cuadrado. En cuanto a las ciudades, hay que darles prioridad a los buses, aumentando la capacidad. Otra medida es que se exija que las personas sigan usando mascarillas para protegerse. En otros países se autoriza que los conductores no paren si los pasajeros no circulan con mascarillas.

¿Se debería reducir la capacidad de los buses y de trenes para evitar aglomeraciones?

Es complejo, porque para ello debería haber un sistema de control de pasajeros en las paradas o en estaciones, para que no se suba gente y así evitar aglomeraciones y contagios. Creo que el Metro debería hacerse cargo de la capacidad máxima que puede ofrecer, regulando la distancia entre pasajeros en los trenes, andenes y afuera de las estaciones. Tiene que haber un esquema donde se gestione la demanda de pasajeros.

¿Está de acuerdo con la creación de ciclovías de emergencia?

Hay que financiar la implementación de ciclovías de emergencia, que pueden ser evaluadas en su funcionamiento y luego podrían quedar como permanentes. El Ministerio de Transportes dice que las municipalidades deben financiarlas, pero eso es matar la idea, porque muchas no tienen recursos. Vemos que las comunas ricas sí poseen presupuesto, pero las pobres no. Se requiere un fondo de infraestructura para ciclovías, con el fin de dar un salto cuantitativo en la longitud de la red para las bicicletas.

Se ha planteado que, luego de la pandemia, las ciudades deben ser diferentes y que hay que dar más espacio a peatones y ciclistas…

Llevamos un siglo entregando las ciudades a los automovilistas, proceso que debería ser revertido y darles espacio a las caminatas seguras y a las bicicletas. También los buses deben tener un espacio priorizado, con vías exclusivas destinadas a ellos. La pandemia ha mostrado que estos nuevos modos son los que más se necesitan, pues hay que mantener la distancia social.

¿Qué propone?

Nosotros propusimos en diciembre pasado que en la hora punta de la mañana hubiera ejes destinados a bicicletas y a los buses en las ciudades, replicando los ejes ambientales que hubo en el pasado. Así, los buses circularían por las pistas de la derecha, y las bicicletas, por las de la izquierda. Junto a la Embajada de Holanda propusimos una red de ciclovías de emergencia. Pero insisto en que hay un problema de gobernanza, porque el Ministerio de Transportes plantea que las comunas deben hacerse cargo. Sin embargo, las comunas no tienen presupuesto para ello. Creemos que ahora, tras la pandemia, es el momento de que se construyan ciudades más sustentables, con inversiones como ciclovías de emergencia y ejes destinados a los buses del transporte público. 

Fuente y fotos: La Tercera, 06.07.2020

Gloria Hutt -Tráfico post pandemia: Proyectan fuerte aumento en el uso de vehículos particulares en desmedro del transporte público

Expertos advierten que a este incremento se sumará además una mayor demanda por ciclovías y formas alternativas de movilidad una vez que se flexibilicen las normas de confinamiento social.

24 de Junio de 2020 | 13:01 | Patricio Gutiérrez, Carlos Valdés

Shutterstock

Desde los primeros brotes del nuevo coronavirus en China, identificados a fines del año pasado, la sociedad a nivel mundial ha experimentado drásticos cambios en la forma de vivir y el transporte no ha quedado ajeno a esta nueva realidad. El llamado al confinamiento preventivo en las grandes ciudades del mundo y los cierres de fronteras de los países para evitar la propagación del virus modificó en cosa de días los patrones de desplazamiento, reduciendo drásticamente la movilidad de las personas.

En ese sentido, el transporte público y privado de pasajeros fue uno de los más afectados según explicó Bloomberg. En el caso de Uber, por ejemplo, el mencionado medio aseguró que las reservas globales cayeron hasta en un 80% en abril en comparación con el año anterior. Además, los llamados que se hacían en ciudades como Nueva York a evitar usar el Metro y los autobuses hicieron disminuir aún más la demanda por estos servicios de transporte de pasajeros.

En ese contexto, sistemas de movilidad personales como la bicicleta comenzaron a ganar cada vez más adeptos en el mundo como en el caso del Reino Unido, donde el ministro de Transporte, Grant Shapps dijo hace unas semanas que “millones de personas descubrieron el uso de la bicicleta durante la crisis, para hacer ejercicio o para mantener distancias seguras”.

En Barcelona, por ejemplo, el uso de carriles para bicicletas se cuadruplicó durante la hora punta, explica Janet Sanz, responsable de urbanismo del ayuntamiento de la ciudad española

El futuro de la movilidad post pandemia

Si bien Chile aún se ve golpeado duramente por la pandemia del coronavirus, con miles de nuevos contagiados día a día, países europeos comenzaron hace un tiempo el proceso de desescalada con la apertura del comercio y mayores libertades para las personas.

En ese contexto, Candace Brakewood, profesora de ingeniería civil y ambiental de la Universidad de Tennessee en Knoxville, proyectó cambios en la forma de movilizarse una vez que los confinamientos vayan flexibilizándose.

Esto va en línea con el mayor uso de vehículos particulares en desmedro de los sistemas de transporte público, donde las aglomeraciones y eventuales contagios siguen generando recelo entre las personas.

De hecho, según el índice de tráfico global de TomTom, a mediados de junio el tránsito en hora punta en la ciudad china de Shenzhen aumentó en un 18% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Además, Bloomberg destacó que las ventas de vehículos en China han experimentado alzas, al mismo tiempo que la demanda mundial de gasolina sigue creciendo.

De ahí que el medio proyectó que pueden pasar años antes que las personas vuelvan a sentir confianza para subirse en autobuses, trenes o metro, especialmente en países donde la población puede elegir entre el sistema de transporte que desea utilizar.

Los cambios que se esperan en Chile

Esta realidad no será muy distinta a lo que se vivirá en Chile, dijo la ministra de Transportes, Gloria Hutt, en un seminario vial hace unas días. “Una de las preocupaciones importantes y que ha sido tendencia durante la recuperación es el aumento en el uso de los autos”, dijo la secretaria de Estado.

“Por ejemplo, en China los modos de transporte cambiaron antes y después del coronavirus según revela una encuesta Ipso. Por ejemplo, el uso del automóvil privado en China era antes de un 34% y pasa a un 66% después, eso quiere decir que hay un aumento muy sustancial en el uso del automóvil como una medida de reacción ante el riesgo de contagio. Pareciera que las personas perciben en el auto un vehículo más seguro, más controlado y que ofrece menos riesgos que el transporte público”, agregó.

De hecho, la ministra explicó que en la Región Metropolitana ya se vio una tendencia similar durante los primeros levantamientos de las medidas de confinamiento. “Cuando se levantaron las restricciones (fines de marzo, principios de abril) crece mucho el tráfico de autos, en cambio el transporte público sigue casi plano aumentando muy ligeramente”, señaló en su exposición.

En ese contexto, la secretaria de Estado destacó que el trabajo a futuro en términos de transportes se centra en “recuperar a los pasajeros del transporte público y para eso vamos a tener que descomprimir los viajes de manera que la percepción de seguridad en los vehículos cerrados y compartidos con otras personas se reduzca y que las personas sientan que usar el transporte público no tiene más riesgo que el usar el auto”.

“Para eso vamos a tener que descomprimir y aumentar los espacios no solo en los vehículos (de transporte) sino también en estaciones y en los modos masivos de transporte usando parte de la vialidad. Eso significa que, por ejemplo, vamos a tener que habilitar más espacios de convivencia entre peatones, ciclistas y automóviles”, prosiguió.

“Lo que vemos es un escenario bien complejo de gestionar y muy complejo también para asegurar la protección a los usuarios más vulnerables (…) El desafío es ver cómo reemplazamos los conceptos rectores del transporte de rapidez y comodidad por seguridad como valor fundamental del transporte”, sentenció.

Así, todo hace indicar que en distintos países del mundo los vehículos particulares podrían tomar un nuevo impulso en el futuro post pandémico, aunque aún deben enfrentarse a las diversas regulaciones como las europeas que buscan limitar el uso de autos a combustión interna, dando preferencia a métodos de transporte amigables con el medio ambiente. Como sea, lo cierto es que la forma de movilizarse después de la emergencia sanitaria del coronavirus cambiará en las grandes ciudades dando paso a un nuevo escenario vial.

Fuente: Emol.com

Leonardo Basso – Estudio revela que movilidad en la RM bajó sólo un 35% durante el primer mes de cuarentena obligatoria

El informe de la U. de Chile, realizado mediante el monitoreo de la infraestructura de telecomunicaciones, señala que “esta situación es grave, porque revela que han sido cuatro semanas virtualmente perdidas”.

Aton

Revisa el informe completo aquí

SANTIAGO.- Este lunes se dio a conocer de un nuevo informe elaborado por el Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI) de la Universidad de Chile en el marco de crisis por el covid-19, el cual reveló que la movilidad en la Región Metropolitana bajó solo un 35% durante su primer mes de cuarentena obligatoria.

El estudio, realizado mediante el monitoreo de la infraestructura de telecomunicaciones, “refleja una baja adhesión a las medidas de restricción de movimiento y el consecuente peligro de que la crítica situación sanitaria producto de la pandemia continúe”.

Leonardo Basso, investigador del ISCI y uno de los encargados del estudio, sostiene que desde la primera semana de cuarentena la disminución de movilidad en la Región Metropolitana se ha mantenido en torno a un 35%, lo que demuestra una falta de efectividad en las medidas de restricción implementadas. “Esta situación es grave, porque revela que han sido cuatro semanas virtualmente perdidas”, afirma

En detalle, el análisis presenta la variación de movilidad por comuna entre el 11 a 15 de mayo (una semana antes de la cuarentena) hasta la semana del 8 a 12 de junio (cuarta semana de cuarentena), seguimiento que comprobó que las comunas de menores ingresos presentan un menor descenso en el desplazamiento de personas, en comparación a comunas de mayores recursos. En ese sentido, el informe advierte que “en varias comunas, sobre todo de menores ingresos, la reducción de movilidad todavía no supera el 30%”. Una tabla con los indicadores de movilidad de 42 comunas de la Región Metropolitana, ordenadas de mayor a menor disminución de movimiento, evidencia este contraste asociado a la variable

socioeconómica. En esa línea, durante el mes de junio, en comunas como Las Condes, Vitacura y Providencia la movilidad cayó cerca de un 50%, mientras en otras como La Pintana, Lo Espejo y San Ramón descendió un 24% promedio. Otras comunas que destacan en la parte alta de la tabla son Lo Barnechea, La Reina y Ñuñoa, mientras en la mitad inferior aparecen Maipú, Puente Alto y Quilicura.

Con lo anterior, los investigadores del ISCI señalan que “en consecuencia, pasadas ya cuatro semanas de cuarentena total, los niveles de movilidad todavía no se reducen a los niveles esperados, especialmente en comunas de menores ingresos. Los nuevos contagios siguen aumentando en algunas comunas y no decreciendo lo suficientemente rápido en otras”. Por esta razón, y ante el persistente aumento de casos en la región, afirman que “es urgente comprender las causas más importantes de la falta de adhesión a la cuarentena – que sin duda incluyen severos problemas de precariedad– para tomar acción inmediata respecto de cada una de ellas. Se necesita establecer sin demora un contrato social entre autoridades centrales y locales, el sector privado y la población para revertir esta situación, y disminuir los desplazamientos”.

Fuente: Emol.com