Ariel López – Aumenta número de ciclistas fallecidos en accidentes de tránsito en pandemia

Por Oriana Fernández

Según Transportes, entre enero y septiembre hubo 85 decesos en siniestros viales, un 28% más que en 2019. Alza de la velocidad en las calles y el crecimiento de la cantidad de personas usando este medio explicarían las cifras.

En Santa Isabel con Carmen, en Santiago Centro, un autobus del Transantiago arrolló el viernes a Christián Martínez (30 años), quien falleció.
En Santa Isabel con Carmen, en Santiago Centro, un autobus del Transantiago arrolló el viernes a Christián Martínez (30 años), quien falleció.

El exceso de velocidad en las calles y la imprudencia de los conductores de vehículos son algunos de los factores que ayudan a explicar el aumento de los casos de ciclistas fallecidos en accidentes de tránsito en lo que va del año. Según cifras del Ministerio de Transportes, entre enero y septiembre pasado, se registraron 85 decesos en siniestros viales, un 28% más que en el mismo periodo de 2019, lo que ha llevado a que organizaciones realicen cicletadas masivas para alertar sobre el actual riesgo en las calles.

Uno de los hechos más recientes ocurrió el viernes pasado, cuando murió el periodista Christián Martínez Santos (30), cuya bicicleta fue embestida por un bus del Transantiago, en Av. Carmen con Santa Isabel.

¿Qué factores explican la cantidad de muertes este año? Johanna Vollrath, secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito (Conaset) afirma que el aumento de la velocidad en la vía pública y que muchas personas se sumaron a este medio de transporte durante la pandemia, serían los principales factores. “Esto lleva a que una mayor cantidad de personas esté expuesta”, señala. Vollrath añade que cada día se realizan más de un millón de viajes en bicicleta en solo en la capital, pues este modo ya no está destinado solo a la entretención o el deporte, sino que las personas se desplazan en él para concurrir a sus trabajos. 

Por ello, la Conaset diseñó un plan de acción por la seguridad vial -integrado por diversos ministerios- para llevar adelante iniciativas para reducir las muertes por exceso de velocidad. Este incluye mayor fiscalización -labor que debe ser realizada por Carabineros- y poner celeridad al proyecto de ley que creará el Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones (CATI), que busca instalar cámaras y sancionar a automovilistas que no cumplan con los límites. La iniciativa se encuentra en discusión en el Senado.

Sandra Aguilera, coordinadora del colectivo Muévete, plantea que el problema radica en que “no se fiscaliza adecuadamente a los conductores y hemos visto que en especial, hay cada vez más transporte público y camiones involucrados en accidentes que afectan a ciclistas”. Añade que las municipalidades deben cumplir con la instalación de señalética destinada a informar respecto a medidas, como por ejemplo, zonas con velocidad reducida, letreros que indican ciclovías, cruces especiales para ciclistas y otras disposiciones. “Esto no se cumple por una pequeña parte de las comunas”, dijo. También advierte que hay personas que siguen manteniendo la licencia de conducir, a pesar de estar involucradas en accidentes de tránsito, pues sus antecedentes no son revisados.

Ariel López, investigador del Núcleo de Movilidad y Territorios (Movyt) coincide en que la velocidad de los automóviles aumentó durante la pandemia, debido al menor tráfico, lo que llevó a una mayor cantidad de accidentes en zonas urbanas.

El experto explica que se podría dar mayor seguridad a los denominados “usuarios vulnerables”, es decir, ciclistas y peatones, si se logra subsanar el déficit de infraestructura especial como son las ciclovías. “La realidad es que los viajeros en bicicleta circulan en la vía pública sin que se les respete su espacio, lo que genera siniestros viales”, dijo.

Según cifras oficiales, existen 350 kilómetros de ciclovías en la capital, mientras que a nivel nacional la cifra asciende a 1.200 kilómetros, lo que es considerado como “insuficiente” por las organizaciones, aunque recientemente se han inaugurado iniciativas como la ciclovía del Mapocho, de 2,5 kilómetros, además de otras sendas temporales. A esto se suma que se requieren más semáforos destinados a darles tiempos para cruzar. 

Recientemente, se han demarcado calles y avenidas en las comunas para hacer ciclovías temporales, para que luego se construya una senda con alto estándar. 

Victorino Goldberg, director de la organización Map8, señala que es necesario ampliar la red de sendas de emergencia en diversas comunas , dada la alta circulación de ciclistas en los últimos meses. Anunció que presentarán un proyecto al Gobierno Regional Metropolitano para que apruebe 72 kilómetros de estas ciclovías temporales -de un ancho de 1,5 metros-, las que son demarcadas con pintura. Goldberg agrega que, a nivel general, incide en este escenario que no hay clases de seguridad vial en las escuelas, lo que se debería retomar. 

Fuente: La Tercera, 03.11.2020

Agregar un comentario